lunes, 24 de octubre de 2011

ANÁLISIS DE LA I PARTE DE DON QUIJOTE DE LA MANCHA

DON QUIJOTE -I PARTE-







Miguel de Cervantes Saavedra


DON QUIJOTE (I PARTE)

De qué trata Don Quijote, en general

De un hombre que enloquece por la insaciable lectura de libros de caballería y sale convencido de que es uno de los personajes allí representados: un caballero andante que implantará de nuevo en el nuevo mundo el amor y la justicia. Un labrador, vecino suyo, guiado por la avaricia y por la locura, lo acompaña en sus aventuras.

¿Cuál es el argumento general?

El asunto de la obra es de una sencillez extraordinaria: un hidalgo llamado Alonso Quijano, que vive en la aldea de La Mancha, pierde el juicio a causa de la lectura de libros de caballería, cuyas fantásticas e inverosímiles aventuras cree que sucedieron de veras, y decide hacerse caballero andante, como los de antaño, y lanzarse por el mundo en demanda de aventuras y para imponer en él los ideales de justicia y equidad de la vieja caballería medieval.

Pone en práctica su propósito, y sale tres veces de su aldea, las dos últimas en compañía de un labrador, Sancho Panza, al que contrata en calidad de escudero. Las tres salidas de Don Quijote, que transcurren por lugares conocidos de La Mancha, Aragón y Cataluña, se caracterizan por el desajuste entre los ideales arcaicos que en su demencia pretende resucitar Don Quijote, y la realidad actual, inadecuada para tales aventuras y entraña a aquellos ideales.

El desacuerdo de Don Quijote con el ambiente en que vive no se manifiesta tan solo en su intento de resucitar unos ideales ya caducos, sino también en las antiguas armas que viste y en el arcaico lenguaje que emplea con frecuencia en su conversación, cuando quiere remedar el habla de los héroes de sus novelas preferidas.


RESUMEN CAPITULAR DE LA OBRA (I PARTE)

CAPÍTULO I
QUE TRATA DE LA CONDICIÓN Y EJERCICIO
DEL FAMOSO HIDALGO DON QUIJOTE DE LA MANCHA

“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y Galgo corredor.”
La novela comienza con la descripción de un hombre que vive en La Mancha (centro de España), de 50 años, más bien pobre, delgado, muy madrugador, a quien le gusta la caza. Todos lo conocen como Quijada o Quesada.
Vive en una haciendo acompañado de su sobrina y de una mujer mayor que es el ama. Sus horas de ocio, que son muchas, las dedica a la lectura de libros de caballería; pero llega a hacerlo con tal dedicación que olvida hasta su gusto por la cacería. Además vende algunas de sus tierras para adquirir más y más de estos libros. De esta manera pasa todos los días enteros tratando de entender lo que ellos dicen.

Constantemente habla de héroes de la novela caballeresca: Palmerín de Inglaterra o Amadís de Gaula; el Cid, de Roldán, de gigantes y dioses.
Se enfrasca en la lectura que dedica día y noche a la literatura, hasta que, finalmente, pierde el juicio. Su cabeza llena de todas aquellas fantasías, batallas y desafíos de los libros de caballería y decide hacerse caballero andante para ir por el mundo en busca de aventuras.
Lo primero que hace es desempolvar una armadura de sus bisabuelos, luego busca un caballo flacuchento y emulando los nombres de los rocines de Alejandro Magno y el Cid Campeador, lo bautiza después de mucho pensarlo, con el nombre de Rocinante. Otros ocho días dura tratando de cambiarse su propio nombre, hasta llamarse por fin Don Quijote de la Mancha. Por último descubre que sólo le falta una dama a quien ofrecer sus triunfos. Recuerda, entonces, a Aldonza Lorenzo, una labradora de quien había estado enamorado y la bautiza como Dulcinea del Toboso, nombre que le pareció muy melodioso.

CAPÍTULO II
QUE TRATA DE LA PRIMERA SALIDA QUE DE SU
TIERRA HIZO EL INGENIOSO DON QUIJOTE

Listo ya don Quijote para salir al mundo como caballero andante, no desea aguardar más tiempo para salir en busca de sus aventuras. Y sin avisar a nadie sale una madrugada del mes de julio, puesta su armadura y montado sobre Rocinante. Pero ya en el campo, piensa alarmado que aún no se ha realizado la ceremonia para armarlo caballero, según las leyes de la caballería, y decide que al primero que se encuentre, se lo solicitará.
Camina hasta el anochecer y llega muy cansado a una venta. Allí se encuentra con dos mujerzuelas. Para el juicio de don Quijote no existe venta ni mujerzuelas. En medio de de fantasía ve un castillo y dos hermosas doncellas; ellas se asustan al ver la figura de Don Quijote, pero él muy cortésmente las saluda.
Las mujeres se burlan y don Quijote se enoja. Sale el ventero y dándose cuenta de lo que ocurre, le ofrece la venta al supuesto caballero para que coma y pase la noche. Sin poderle quitarle la armadura al loco, las mujeres ayudan a darle alimento y bebida. Don Quijote cree que es atendido por dos damas y un caballero castellano.


CAPÍTULO III
DONDE SE CUENTA LA GRACIOSA MANERA
QUE TUVO DON QUIJOTE EN ARMARSE CABALLERO

Terminada la cena, nuestro personaje llama al ventero y se arrodilla ante él para rogarle que lo arme caballero. Le explica que según lo acostumbrado, esa noche él velará por las armas en le capilla del castillo, para realizar la ceremonia al día siguiente. El ventero lo escucha y consciente de la locura de su huésped, decide “seguirle la cuerda”, haciendo alusión a muchos personajes de las obras de caballería.
Le pregunta a don Quijote si trae dinero, y si por el contrario no lo tiene, le aconseja que lo haga. De igual modo le dice que lleve camisas y ungüentos para curar heridas. Todos comentan lo que ocurre con el huésped y lo observan; don Quijote se encuentra en el patio y camina de un lado a otro vigilando sus armas. Un arriero, que también se hospedaba en la venta, se acerca a la pila y don Quijote enfurecido le habla. El arriero no atiende aquellas palabras y don Quijote lo golpea fuertemente. Poco después llega otro arriero con iguales intenciones y corre la misma suerte del anterior. Salen todos a ver qué ocurre y algunos enfurecidos le tiran piedras a don Quijote y éste a su vez, los ataca e insulta. El ventero decide acabar con este escándalo, armándolo de una vez caballero: trae un libro y una vela y junto a las dos doncellas, presiden la ceremonia. Don Quijote se arrodilla, el ventero reza alguna oración y le da un golpe en el cuello y otro en la espalda, sin que las mujeres puedan disimular su risa. Finalmente don Quijote, muy agradecido, sale de la venta.

CAPÍTULO IV
DE LO QUE SUCEDIÓ A NUESTRO CABALLERO
CUANDO SALIÓ DE LA VENTA

Sale don Quijote muy contento de la venta y al recordar los consejos del ventero, quiere regresar a su hacienda para conseguir todo lo necesario. Además piensa que debe buscar un escudero que lo acompañe.
De pronto escucha unas voces de alguien que se queja y agradece al cielo la posibilidad de ayudar a algún necesitado; se acerca a ver qué ocurre y se encuentra con un joven de 15 años, amarrado y semidesnudo a quien un labrador golpea brutalmente. Don Quijote lo desafía para que no maltrate más al joven, pero el hombre contesta que es un criado suyo que le ha dejado perder varias ovejas. Don Quijote obliga a Juan Haldudo, que así se llama el hombre, a desatar a su criado, Andrés, y además le hace prometer que pagará todo lo que adeude al muchacho. Pero cuando el caballero se marcha, Juan Haldudo continúa golpeando brutalmente a su criado.
Don Quijote sigue su camino muy contento por haber podido defender a Andrés y se encuentra con un grupo de mercaderes; le parece que ésta puede ser una aventura más, y los enfrenta.
Los hombres al ver la locura de don Quijote se burlan, diciendo que no la conocen y que de pronto es tuerta. Don Quijote enfurecido los ataca; los mercaderes lo tumban con caballo y todo, y huyen dejándolo allí tirado sin poderse levantar. Pero aún así Don Quijote se siente dichoso, porque piensa que esa desgracia es propia de los caballeros andantes.


CAPÍTULO V
DONDE SE PROSIGUE LA NARRACIÓN
DE LA DESGRACIA DE NUESTRO CABALLERO

Cuando don Quijote se encuentra allí tirado, pasa por el lugar Pedro Alonso, un labrador vecino suyo, quien lo reconoce. Para don Quijote éste es el Marqués de Mantúa, pues en ese momento, en su cabeza se encuentra la lectura de historias del Entremés de los Romances. El labrador decide llegarlo a su hacienda.
En casa del señor Quijano todo es alboroto. Allí se encuentran el barbero y el cura, el ama y la sobrina. Culpan a los libros de caballería y manifiestan el deseo de quemarlos. En ese momento llega el labrador con don Quijote, mientras este pide que llamen a la sabia Urganda para que cure sus heridas.


CAPÍTULO VI
DEL DONOSO Y GRANDE ESCRUTINIO QUE EL CURA
Y EL BARBERO HICIERON EN LA LIBRERÍA
DE NUESTRO INGENIOSO HIDALGO

Al día siguiente del regreso de don Quijote, cuando todavía se encuentra dormido, llega el Cura acompañado del Barbero y entran con la sobrina y el ama, a la biblioteca del señor Quijano. El ama trae agua bendita para que el Cura la emplee allí. Y comienza la selección de libros que serán devorados por el fuego, aunque las dos mujeres desean quemarlos todos. Los primeros revisados son los cuatro tomos de El Amadís de Gaula, que finalmente los “críticos literarios” no condenan al fuego. Tampoco se queman el Palmerín de Inglaterra, Don Belianís, Historia del famoso Caballero Tirante el Blanco. En cambio sí son quemados: Sergas el Esplandián, Don Olivante de Laura, el Caballero Platir, y otros.
Terminada la versión de los libros de caballería, se inicia ahora la revisión de los de poesía que también serán quemados: La Diana, Los Diez Libros de Fortuna de Amor y otros. Se salvan por concepto del Cura: El cancionero, Tesoro de varias poesías y La Galatea, obra del mismo Cervantes, de quien el Cura dice ser muy amigo. También se salva La Araucana de Alonso de Ercilla. Ya cansados deciden quemar todo lo que queda.

CAPÍTULO VII
DE LA SEGUNDA SALIDA DE NUESTRO
BUEN CABALLERO DON QUIJOTE DE LA MANCHA

Mientras el Barbero y el Cura terminan el escrutinio de los libros de don Quijote, éste despierta dando gritos y golpes por todas partes. Todos tratan de calmarlo y él confunde al cura con el Arzobispo de Turpán, ya que en sus sueños peleaba con Roldán. Logran tranquilizarlo y se duerme nuevamente. Deciden entonces sellar la biblioteca. Dos días después don Quijote se levanta y a donde primero va, es allí. Al no encontrarla, pregunta por ella, y el ama y la sobrina contestan que un encantador se la ha llevado; don Quijote, muy convencido de eso, culpa al sabio Frestón.
Descansa otros 15 días, después de los cuales logra convencer a un vecino suyo, para que se convierta en su escudero. Le habla de la posibilidad de hacerlo gobernador de una ínsula. Este hombre, llamado Sancho Panza, casado y con hijos, acepta la propuesta. Don Quijote consigue algún dinero y recomienda a Sancho lo que debe preparar. Una noche, sin despedirse de nadie, se marchan en busca de aventuras: Don Quijote en su Rocinante y Sancho en un burro.



CAPÍTULO VIII
DEL BUEN SUCESO QUE EL VALEROSO DON QUIJOTE TUVO EN LA ESPANTABLE
Y JAMÁS IMAGINADA AVENTURA
DE LOS MOLINOS DE VIENTO, CON OTROS SUCESOS DIGNOS DE FELICE RECORDACIÓN


Don Quijote y Sancho encuentran unos molinos de viento en el campo de Montiel. Don Quijote, confundiéndolos con gigantes, se parara para enfrentarlos en singular batalla. Sancho trata de convencerlo de que no son gigantes, sino molinos de viento. Pero no acepta y se lanza al combate.
El fuerte viento mueve las aspas de los molinos; don Quijote se encomienda a su señora Dulcinea y da una lanzada al aspa, que movida fuertemente por el viento, le rompe la lanza y lo tumba a él y a su caballo. Sancho corre a socorrerlo, recordándole que lo había advertido. Pero don Quijote obstinado, afirma que fue el encantador Frestón quien convirtió los gigantes en molinos.
Continúan el camino y pasan la noche debajo de unos árboles. Sancho duerme profundamente mientras don Quijote piensa en Dulcinea; al igual que todos los caballeros, se desvela pensando en su dama. Al amanecer emprenden la marcha y a las tres llegan a Puerto …. De repente, asoman por el camino dos frailes de la orden de San Benito. Detrás de ellos viene un coche con varios hombres y una dama. Don Quijote ve la oportunidad de otra aventura. Según él, los encantadores llevan cautiva a una princesa. Sancho les habla haciéndole ver lo que en realidad ocurre, pero él no cree y los desafía.
Los frailes, aterrados, tratan de hablarle pero él no acepta razones y los ataca. Sancho es golpeado por los acompañantes de los frailes y Don Quijote se presenta a la dama del coche. Un escudero lo desafía y se enfrentan en terrible combate, mientras los demás lo observan. El vizcaíno logra herir a don Quijote y… Este relato queda inconcluso: Cervantes se disculpa diciendo que no había encontrado más información en los archivos.



DONDE SE CONCLUYE Y DA FIN A LA ESTUPENDA
BATALLA QUE EL GALLARDO VIZCAÍNO
Y EL VALIENTE MANCHEGO TUVIERON

Se continúa aquí la historia inconclusa del capítulo anterior. Cervantes habla al lector como si él no fuese el autor, sino un recopilador y se refiere a supuestas obras en las que él encontró el final de la batalla entre el vizcaíno y don Quijote. Cuenta que un día en una calle de Toledo, compró unos manuscritos viejos escritos en caracteres arábigos titulados Historia de Don Quijote de la Mancha, escrita por Cide Hamete Benengeli, historiador arábigo. Según él, pagó la traducción del texto al castellano y fue allí donde encontró el final de la historia: Los dos hombres se atacan violentamente y el vizcaíno hiere a don Quijote en la oreja y logra dañarle parte de la armadura. Pero éste, enfurecido, también hiere al contrincante y lo hace sangrar, hasta que las damas intervienen y ruegan por la vida del vizcaíno. Don Quijote accede, pero exige al otro que se presente ante su señora Dulcinea del Toboso. Y así termina ese apartado.

CAPÍTULO X
DE LOS GRACIOSOS RAZONAMIENTOS
QUE PASARON ENTRE DON QUIJOTE
Y SANCHO PANZA SU ESCUERO

Después de la terrible pelea con el vizcaíno, don Quijote monta nuevamente en Rocinante, mientras Sancho e implora de rodillas a su amo cumpla la promesa de la ínsula para gobernar. Don Quijote, herido en la oreja, sangra copiosamente, pero continúa la ruta en compañía de su escudero, quien se muestra muy temeroso por lo que pueda sucederles. Pero el ingenioso hidalgo, sin preocuparse, parece ufanarse de su valentía. Habla del bálsamo de Fierabrás con el que se curará la herida, ya que, le explica a Sancho, dicho bálsamo posee grandes propiedades curativas y hasta milagrosa, puesto que puede pegar una parte del cuerpo que haya sido mutilada.

CAPÍTULO XI
DE LO QUE SUCEDIÓ A DON QUIJOTE
CON UNOS CABREROS

Los cabreros preparan alimento y cordialmente acogen a los recién llegados, invitándolos a cenar asado. Aceptan y gustosos comen mientras los cabreros se mantienen silenciosos. Posteriormente don Quijote hace una larga exposición sobre la Edad de Oro y sus principales autores. Los cabreros continúan en absoluto silencio. Cuando don Quijote finaliza su monólogo, uno de ellos habla de Antonio, un cabrero que interpreta el rabel y canta. Lo llaman, piden que cante y él no accede.

CAPÍTULO XII
DE LO QUE CONTÓ UN CABRERO
A LOS QUE ESTABAN CON DON QUIJOTE

Llega otro joven y les cuenta que ese día falleció el pastor, Grisóstomo, y que su muerte se debía al despecho de amor por culpa de la joven Marcela, hija de un hombre muy adinerado. También cuenta que Grisóstomo ha dejado un testamento con las indicaciones sobre su entierro, y que un amigo de él llamado Ambrosio, tratará de cumplir los deseos del pastor fallecido. Todos acuerdan asistir al sepelio al día siguiente.
Don Quijote se interesa por el asunto y Pedro, uno de los cabreros, le cuenta detalles del difunto. Era adinerado, había estudiado en Salamanca y conocía la astrología a fondo. Pero un día había decidido convertirse en pastor, después de la muerte de su padre: la verdadera razón de su repentino cambio había sido su amor por la pastora Marcela.
Ella era también hija de un hombre acaudalado, de nombre Guillermo; pero era ya huérfana y había quedado en poder de un tío. Al crecer, se convirtió en una joven bellísima y además muy rica. La fama de esta joven se extendió por todas partes, pero ella no quería matrimonio y un día se fue al bosque. Muchos jóvenes se enamoraron de ella, entre ellos el pobre Grisóstomo. Con todos fue muy amable, pero a ninguno dijo una palabra amorosa y muchos sufrían por esto. Todo parece indicar que el pastor ha muerto por pena de amor.
Don Quijote queda fascinado con la historia. El capítulo termina cuando todos se van a dormir, menos él, que pasa la noche pensando en Dulcinea.

CAPÍTULO XIII
DONDE SE DA FIN AL CUENTO DE LA PASTORA
MARCELA, CON OTROS SUCESOS

Todos se despiertan muy temprano para ir al entierro de Grisóstomo. En el camino se encuentran con otros pastores vestidos de negro, que también se dirigen al sepelio. Uno de ellos, llamado Vivaldo, interroga a don Quijote por las armas que lleva; la respuesta que da les hace ver a todos su locura y empiezan a preguntarle sobre caballeros andantes. Él responde haciendo referencia al Rey Arturo, a los Caballeros de la Tabla Redonda y a otros. Vivaldo, le sigue la corriente, haciendo algunas observaciones acerca de las costumbres de los caballeros, sus aventuras, sus damas y sus amores. Don Quijote habla con orgullo de Dulcinea y su belleza. Vivaldo interroga sobre la alcurnia de la dama y don Quijote responde con una larga enumeración de apellidos de linaje y distintos lugares…, para decir al final que es del Toboso.
Terminada la plática, ven llegar a los que traen el cuerpo de Grisóstomo, a quien describen como un hombre buen mozo, de 30 años, vestido como pastor. Ambrosio, su mejor amigo, afirma que allí debe ser sepultado. Era precisamente en ese lugar, donde el difunto había conocido a Marcela y donde ella mismo lo había desengañado. A continuación pronuncia un discurso fúnebre en el que habla de los amores de los dos pastores.
Finaliza este capítulo con una solicitud que hacen los pastores: leer un poema, el último escrito por Grisóstomo antes de morir.


CAPÍTULO XIV
DONDE SE PONEN LOS VERSOS DESESPERADOS
DEL DIFUNTO PASTOR, CON OTROS NO ESPERADOS SUCESOS

Se inicia la lectura de la canción de Grisóstomo, que es bastante extensa y bien podría llamarse canción desesperada. Según parece, en ella, el pastor pone duda la buena fama de Marcela. De pronto, aparece la propia Marcela y Ambrosio, enfurecido le habla: “¿Vienes a ver por ventura, ¡oh fiera basilisco destas montañas!, si con tu presencia vierten sangre las heridas deste miserable a quien tu crueldad quitó la vida…?
Marcela se defiende y explica a todos que ella, no por ser hermosa, ha de enamorarse de cualquier hombre. Sólo quiere disfrutar del campo, de la belleza de la naturaleza; de los ríos, las montañas y por eso se ha refugiado en medio del campo. A ninguno de sus enamorados dio esperanza alguna, ni siquiera a Grisóstomo; por eso su alma está tranquila. Dice que a él lo mató su imprudencia y pide a todos los que la califican de fiera, que la desconozcan.
Y así como llegó, se marcha. Todos quedan asombrados por su belleza y discreción.
Don Quijote advierte a todos, con espada en mano, para que ninguno la siga ni la moleste.
Cierra la sepultura y colocan flores en la tumba, y dando el pésame a Ambrosio, se separan. Don Quijote también se despide.


CAPÍTULO XV
DONDE SE CUENTA LA DESGRACIADA AVENTURA
QUE SE TOPÓ DON QUIJOTE EN TOPAR
CON UNOS DESALMADOS YANGÜESES

Cervantes inicia este capítulo refiriéndose a lo que cuenta el tal Cide Hamete Benengeli. Don Quijote, después del entierro del pastor, se interna en el bosque con Sancho para ir en busca de Marcela. Caminan mucho pero no logran encontrarla y deciden descansar al pie de un arroyo; se recuestan y dejan suelto a Rocinante y al rucio, el jumento de Sancho.
Cerca de allí se encuentran a unos arrieros con sus yeguas; Rocinante se va tras ellas, pero estos lo reciben a patadas. Los arrieros también lo golpean y lo derrumban. Don Quijote y Sancho observan lo ocurrido y muy disgustados se acercan con ánimo de buscar pleito. Pero los arrieros son más de 20 y Sancho advierte a don Quijote; sin embargo, como siempre, éste se obstina, no atiende los consejos de su escudero y ataca a los arrieros. De este trance salen los dos muy golpeados y maltratados; los arrieros huyen.
Sancho, a quien le duele todo el cuerpo por la golpiza, solicita a don Quijote el bálsamo curativo y él promete conseguirlo. El pobre escudero se lamenta por todo lo que les ha ocurrido y promete no atacar a nadie más. Don Quijote le recuerda que será gobernador de la ínsula y que por lo tanto debe mostrarse valeroso. Lo consuela diciéndole que la vida de los caballeros está sujeta a mil peligros y sacrificios.
En medio de los lamentos, Sancho logra acomodar a don Quijote sobre el jumento y se encaminan nuevamente; divisan una venta y don Quijote dice que es un castillo. Sancho le contradice y discutiendo llegan a ese lugar.

CAPÍTULO XVI
DE LO QUE SUCEDIÓ AL INGENIOSO HIDALGO
EN LA VENTA QUE ÉL IMAGINABA SER CASTILLO

Llegan a la venta y el dueño sale a ver qué ocurre; su esposa e hija ven a don Quijote deshecho y lo atienden y curan. En la venta hay una mujer asturiana, tuerta, de nariz achatada, quien también ayuda a curarlo. Le preparan una cama no muy cómoda, con colchón y colchas rotas. Don Quijote se acuesta; la ventera y su hija hacen emplastos para sanar las heridas y luego interrogan a Sancho sobre lo que les ocurrió. Sancho responde con orgullo sobre quién es don Quijote de la Mancha y sobre su gran valor. El herido agradece a la ventera por atenderlo en su “castillo”, empleando palabras rimbombantes, que las mujeres no acaban de entender.
Maritornes, la asturiana, mujer de no muy buena reputación, se había citado a media noche con un arriero. La cama del arriero queda cerca de la de don Quijote y Sancho. El hombre se acuesta a esperar a la mujerzuela, quien tiene fama de ser puntual. Don Quijote no puede dormir. La venta está oscura y silenciosa y en este silencio, don Quijote ha dado rienda suelta a su imaginación; está convencido de que descansan en un castillo, de que la hija del rey se ha enamorado de él y que esa noche vendrá a su cama a enamorarlo. Al pensar en esto, ve que su honra está en peligro y que no puede ser desleal a su adorada Dulcinea.
En ese momento entra Maritornes y don Quijote, seguro de que va a ocurrir precisamente lo que está pensando, se sienta y en las sombras estira los brazos. Maritornes busca al arriero en la oscuridad y coge los brazos de don Quijote, que la sienta en la cama y aunque no la ve, la imagina muy hermosa y refinada. Su locura le impide sentir el olor a ensalada del aliento de la mujer. Para él es la princesa que va en su busca.
Le dice mil cosas, que ella ni entiende, pero el arriero, que está muy atento, imagina que la mujer lo ha engañado y ataca brutalmente a don Quijote. La cama se cae y se suscita un gran escándalo. Sancho, que ha despertado, se enfrenta con Maritornes a puños. El ventero enciende una vela y ve lo que ocurre; se arma una gran pelea.
Casualmente, se alojaba allí esa noche, un caballero de la Santa Hermandad y ordena cerrar la venta, creyendo que don Quijote está muerto y que allí está el asesino.
Se retiran a sus aposentos, todo queda a oscuras y el pobre don Quijote yace inconsciente tirado en el piso.

CAPÍTULO XVII
DONDE SE PROSIGUEN LOS INNUMERABLES TRABAJOS
QUE EL BRAVO DON QUIJOTE Y SU BUEN ESCUDERO
SANCHO PANZA PASARON EN LA VENTA QUE,
POR SU MAL, PENSÓ QUE ERA CASTILLO

Don Quijote despierta y conversa con Sancho, mientras el cuadrillero busca una vela. Don Quijote cuenta a su escudero, en medio de gran sigilo, que esa noche ha venido a buscarlo una hermosa princesa, pero que ese castillo está encantado y un gigante lo ha golpeado. Sancho, muy aporreado, contesta que a él también lo ha atacado. El caballero de la Mancha comenta que deben preparar el bálsamo de Fierabrás.
Regresa el cuadrillero de la Santa Hermandad con una lumbre y al ver a los dos hombres conversando, pregunta a don Quijote cómo está. Pero éste, muy alevoso, le dice que así no se le habla a un ilustre caballero; el hombre se disgusta y furioso lo golpea en la cabeza con el candil.
Sancho sale a buscar los elementos necesarios para preparar el bálsamo: aceite, vino, sal y romero. Don Quijote lo prepara y bebe; esto le provoca un terrible vómito. Después logra dormir profundamente, y a las dos horas se levanta aliviado afirmando que el bálsamo milagroso lo mejoró. Sancho, buscando también mejorarse, imita a don Quijote y bebe, pero el bálsamo le provoca gran malestar.
Don Quijote explica a Sancho que el brebaje le ha sentado mal porque él no ha sido armado caballero. Sancho, que ya se siente bien, se levanta, ensilla a Rocinante y dando las gracias al dueño del castillo, se dispone a marcharse. El ventero cobra los servicios y la cena, pero don Quijote explica que los caballeros no pagan el hospedaje.
El ventero cobra entonces a Sancho, pero éste tampoco paga y unos hombres que se encontraban allí, lo cogen como juguete, levantándolo con una manta, como si fuera una pelota de juego. Don Quijote se devuelve y observa lo que está pasando, pero no puede hacer nada. Por fin logran marcharse de aquel lugar sin haber pagado.

CAPÍTULO XVIII
DONDE SE CUENTAN LAS RAZONES QUE PASÓ
SANCHO PANZA CON SU SEÑOR DON QUIJOTE,
CON OTRAS AVENTURAS DIGNAS DE SER CONTADAS

Nuevamente en el campo don Quijote y Sancho conversan acerca de lo ocurrido y don Quijote afirma que aquel lugar estaba encantado. Sancho lo contradice e incluso le da el nombre del ventero, quien se llama Juan Palomeque, El Zurdo. Algo cansado ya pide a su amo que regresen a la aldea en vez de andar de un lado para otro.
Continúan el camino y de pronto, ven venir enfrentados uno hacia otro dos rebaños. Don Quijote en medio de su fantasía, con gran euforia afirma que se trata de dos poderosos ejércitos, dispuestos a enfrentarse en cruel batalla. Describe incluso con gran imaginación a los dos bandos combatientes: sus armas, sus escudos y hace una gran enumeración de los protagonistas.
Nuestro personaje decide intervenir en el combate a favor de uno de los bandos. Sancho le ruega y trata de convencerlo para que no lo haga, explicándole que se trata de ovejas y carneros; pero él no hace caso, arremete…., y claro es derribado por los pastores ¡a punta de piedras!
Don Quijote explica que los encantadores convirtieron los ejércitos en rebaños, sólo para humillarlo. Queda con las costillas maltratadas y sin algunas muelas, cosa que le duele mucho. Sancho maldice y promete regresar a su tierra.

CAPÍTULO XIX
DE LAS DISCRETAS RAZONES QUE SANCHO PASABA
CON SU AMO, Y DE LA AVENTURA QUE LE SUCEDIÓ
CON UN CUERPO MUERTO, CON OTROS
ACONTECIMIENTOS FAMOSOS

Sancho trata de explicarse el porqué de todas las desgracias ocurridas: llega la noche y no tiene qué comer ni dónde dormir. De pronto, frente a ellos ven venir una multitud de luces. Sancho tiembla de miedo, mientras don Quijote habla de una nueva aventura.
Ven entonces a unos hombres vestidos de blanco que resultan ser clérigos que llevan el cadáver de un hombre para sepultarlo en Segovia. Pero don Quijote en su exaltación, afirma que llevar a un herido o muerto, y que él debe vengarlo. Agresivamente pregunta qué ha ocurrido, pero ellos llevan prisa y no le dan explicaciones: don Quijote los ataca y todos huyen porque no llevan armas; excepto uno que cae herido, y es quien explica todo a nuestro personaje.
A la luz de la antorcha, Sancho observa el rostro de su amo y queda asombrado al verlo tan pálido y demacrado. Por ese motivo lo apoda “El Caballero de la Triste Figura”. A don Quijote le agrada este nombre y decide adaptarlo como apelativo, al estilo de los caballeros andantes, que tomaban nombres semejantes.


CAPÍTULO XX
DE LA JAMÁS VISTA NI OÍDA AVENTURA QUE CON
MÁS POCO PELIGRO FUE ACABADA DE FAMOSO
CABALLERO EN EL MUNDO, COMO LA QUE
ACABÓ EL VALEROSO DON QUIJOTE

Cansados y muy hambrientos, don Quijote y Sancho encuentran un lugar bajo unos árboles para descansar. De pronto escuchan un terrible estruendo, como de cadenas, hierros y agua. Sancho se asusta pero don Quijote monta en Rocinante y se prepara con mucho valor, a enfrentar una nueva aventura; Sancho llora y ruega a don Quijote que no vaya a ningún lado pidiéndole que espere al amanecer para investigar y promete contarle la historia de la Torralba.
Esta era una pastora de la que Lope Ruiz, otro pastor, estaba enamorado; pero por celos decidió dejarla y ella fue tras él. Sancho logra distraer a don Quijote y así esperan al amanecer. Cuando pueden ver la causa del estruendo, resulta que eran seis mazos de un batán o máquina hidráulica, movida por el agua.





CAPÍTULO XXI
QUE TRATA DE LA ALTA AVENTURA Y RICA GANANCIA DEL YELMO DE MAMBRINO,
CON OTRAS COSAS SUCEDIDAS A NUESTRO INVENCIBLE CABALLERO

Aclarado el misterio de los batanes, don Quijote y Sancho se disponen a buscar un lugar para protegerse de la lluvia, cuando don Quijote ve venir un hombre que trae en la cabeza algo que relumbra como oro. Para él, es el preciado y anhelado yelmo de Mambrino, famoso en los poemas caballerescos italianos, según los cuales Montalbán lo habían ganado al rey moro Mambrino.
De inmediato se dispone a apoderarse de la valiosa pieza. Pero la realidad es otra: el hombre que se aproxima es un barbero en su jumento, y para protegerse de la lluvia, se ha colocado sobre la cabeza la bacía de azófar brillante, que por estar muy limpia, brillaba extraordinariamente.
Sancho prefiere hacerse a un lado y dejar al caballero solo en esta nueva aventura; realmente es muy fácil para don Quijote hacerse del yelmo, porque el barbero huye aterrado dejando la bacía tirada. Don Quijote muy contento se la coloca en la cabeza, mientras Sancho, que sí sabe lo que es, ríe y se dispone a apoderarse del asno del pobre barbero; pero don Quijote no se lo permite y lo único que puede hacer es cambiar los aparejos de los dos asnos.
A continuación, caballero y escudero sostienen una larga conversación, referente a las costumbres de la caballería.

CAPÍTULO XXII
DE LA LIBERTAD QUE DIO DON QUIJOTE
A MUCHOS DESDICHADOS QUE, MAL DE
SU GRADO, LOS LLEVARON DONDE NO QUIEREN IR

Cervantes de nuevo, pone de presente la autoría del árabe Cide Hamete Benengeli, quien cuenta la siguiente aventura:
Don Quijote y su escudero se encuentran en el camino con un grupo de doce delincuentes que van encadenados y custodiados por los guardias. Sancho explica a don Quijote que es gente detenida que va hacia las galeras, pero éste, nuevamente va contra la realidad: afirma que los llevan a la fuerza. Pide explicación a los guardias: pero son los mismos presos quienes explican sus delitos. Hay entre ellos un tal Ginés de Pasamonte, condenado a diez años de prisión.
Don Quijote exige la liberación de los hombres y al no ser escuchado, ataca al guardia mientras todos los presos aprovechan para soltar sus cadenas. Cuando huyen, el Caballero de la Triste Figura les ruega que se presenten ante Dulcinea del Toboso como prueba de agradecimiento. Todos se niegan a hacerlo y él los insulta. Los hombres lo apedrean y huyen dejándolo maltrecho.




CAPÍTULO XXIII
DE LO QUE ACONTECIÓ AL FAMOSO DON QUIJOTE
EN LA SIERRA MORENA QUE FUE UNA DE LAS
RARAS AVENTURAS QUE EN ESTA VERDADERA
HISTORIA SE CUENTAN

Después del desafortunado incidente con los prisioneros, don Quijote y Sancho, temerosos de ser encontrados por la Santa Hermandad se internan una parte de la Sierra Morena. Allí encuentran una maleta. Al abrirla hallan unas camisas, unas monedas y un libro. Lee algunos apartes y don Quijote deduce por lo escrito, que debe pertenecer a un enamorado desdeñado. Al momento ven pasar a un hombre de larga cabellera, creen que es el dueño de la maleta, pero no logran alcanzarlo.
Más adelante se encuentran con un cabrero que les dice algo acerca de ese joven: vive desde hace algún tiempo en lo más encondido de la sierra. Al momento aparece el joven y se saluda cortésmente con don Quijote.

CAPÍTULO XXIV
DONDE SE PROSIGUE LA AVENTURA
DE LA SIERRA MORENA

Continúa la conversación con el joven recién llegado, quien pide algo de comer y luego cuenta su historia. Su nombre es Cardenio, de noble linaje, hijo de padres adinerados; Luscinda se llama la mujer que ama desde niño; era correspondido hasta que ocurrió una desgracia.
Fue llamado al servicio de Fernando, hijo del Duque; este joven estaba enamorado de Dorotea, de condición más humilde. Pero después de poseerla, perdió el interés en ella y resultó enamorado de la mujer que amaba Cardenio, y con quien pensaba contraer matrimonio. Luscinda y su enamorado se convirtieron en las víctimas de la patraña que planeó Fernando, para quedarse con la joven, aún en contra de la voluntad de ella.
El relato de Cardenio se interrumpe porque don Quijote interviene para hablar de las obras de caballería; Cardenio lo insulta, lo apredrea y lo deja allí, tirado, internándose nuevamente en la sierra.


CAPÍTULO XXV
QUE TRATA DE LAS EXTRAÑAS COSAS QUE EN LA
SIERRA MORENA SUCEDIERON AL VALIENTE
CABALLERO DE LA MANCHA, Y DE LA IMITACIÓN
QUE HIZO A LA PENITENCIA DE BELTENEBRÓS

Don Quijote y Sancho se internan en lo más áspero de la sierra, pero Sancho decide despedirse y regresar al lado de su mujer e hijos, mientras don Quijote piensa hacer penitencia en ese lugar. Le explica a su escudero cómo los más valiosos caballeros lo han hecho y cómo él debe de imitarlos. Por ejemplo, el Amadís, en la isla Pena Pobre, desesperado por su amada Oriana, toma el nombre de Beltenebrós; o Roldán, quien también se flageló al saber que su amada Angélica lo engañaba.
Don Quijote dice a Sancho que lo debe acompañar durante tres días para que lo observe y después llevará una carta a su amada Dulcinea. Pero lo mejor de esta parte, es que don Quijote confiesa a su escudero la verdadera identidad de Dulcinea. En efecto, Aldonza Lorenzo es bien conocida por Sancho como una mujer de su misma condición social. Don Quijote escribe dos cartas: una dirigida a su sobrina, con el fin de que entrega a Sancho tres de los cinco burros que ha dejado en la hacienda, como recompensa por la pérdida del rucio; y otra, llena de amor y dedicación, para su señora Dulcinea del Toboso.
Don Quijote, solo en la sierra, divaga; no sabe si imitar a Roldán o al Amadís. Reza mucho y aguanta hambre. Mientras tanto Sancho llega a la venta con deseos de comer algo caliente; dos hombres que lo ven lo reconocen a él y también a Rocinante y le preguntan por don Quijote; Sancho les explica dónde lo ha dejado y la misión que tiene de entregar la carta a Dulcinea.
Planean ir a rescatar a don Quijote, y piensan en una parodia que lo obligará a regresar a su casa: una doncella afligida habrá de solicitar la ayuda de don Quijote.



CAPÍTULO XXVI
DONDE SE PROSIGUEN LAS FINEZAS QUE DE ENAMORADO HIZO DON QUIJOTE EN SIERRA MORENA

Sancho, montando a Rocinante, llegó frente a la venta. Recordó que allí lo habían manteado y no quiso entrar. De pronto se encontró con dos conocidos: el cura y el barbero. Sancho les habló de su amo; quiso enseñarles las cartas pero no las encontró, creyó que las había perdido, pero la realidad era que don Quijote no se las había dado antes.


CAPÍTULO XXVII
DE CÓMO SALIERON CON SU INTENCIÓN EL CURA Y EL BARBERO, CON OTRAS COSAS DIGNAS DE QUE SE CUENTEN EN ESTA GRANDE HISTORIA

El cura y el barbero se proponen llevar adelante sus planes para sacar a don Quijote de la montaña; para ello, la ventera les presta algunas prendas de mujer. Parten hacia la sierra y por el camino Sancho les cuenta lo relacionado con Cardenio.
Acuerdan que Sancho vaya adelante y haga creer a don Quijote que ya ha entregado la carta a Dulcinea. E cura y el barbero se quedan esperando noticias de Sancho y de pronto escuchan una voz que interpreta unos versos muy cultos.
Los dos quedan impresionados por la belleza de la voz y por el contenido de los cantos: se trata, nada menos que de Cardenio, quien les cuenta su historia. Así conocemos la parte que no dejó contar don Quijote y es la siguiente: Fernando, enamorado ya de Luscinda, al saber que Cardenio intenta casarse con ella, se propone separarlos y envíe a su amigo a una misión, lejos. Como Cardenio se encuentra a su servicio, debe obedecer sin sospechar las intenciones del malvado Fernando. Éste aprovechando la ausencia de Cardenio, pide en matrimonio a Luscinda y la ceremonia se lleva a cabo.
Cardenio avisado de lo que ocurre, llega precisamente para presenciar la boda desde un rincón… Desde aquel día se internó en las soledades de las montañas, sin alimento ni distracción diferente a su sufrimiento de amor por Luscinda.
Al finalizar este capítulo, los tres hombres escuchan una voz lastimera que viene de un lugar cercano.


CAPÍTULO XXVIII
QUE TRATA DE LA NUEVA Y AGRADABLE AVENTURA QUE AL CURA Y BARBERO SUCEDIÓ
EN LA MISMA SIERRA

Al finalizar Cardenio su relato, escuchan voces lastimeras; se levantan a averiguar de dónde provienen. En un arroyo encuentra a una hermosa mujer, vestida de pastor, que cuando los ve intenta huir. El cura la tranquiliza y ella les cuenta su propia historia.
Su nombre es Dorotea, hija de ricos labradores, vasallos del duque de Andalucía quien tenía dos hijos: el menor llamado Fernando la había pretendido con miles de obsequios y detalles. Pero los padres de ella, presintiendo las malas intenciones del hijo del duque, advertían a su hija el peligro de perder su honra. Pero el muy villano se dio mañas para convencerla de que sus intenciones eran honradas y logró sus propósitos. Después de lo ocurrido, se alejó de ella dejándola engañada.
Mientras Cardenio escucha aquella historia, tiembla al darse cuenta de quién es aquella joven. Dorotea finaliza su relato contando que al verse deshonrada, huyó de su casa para ir tras de Fernando. Y así supo lo ocurrido el día de la boda de éste con Luscinda. Cardenio se entera de que amada había huido después de la ceremonia.



CAPÍTULO XXIX
QUE TRATA DEL GRACIOSO ARTIFICIO Y ORDEN QUE SE TUVO EN SACAR A NUESTRO ENAMORADO CABALLERO A LA ASPERÍSIMA PENITENCIA EN QUE SE HABÍA PUESTO

Cardenio se identifica ante Dorotea y le dice que deben esperar que “el cielo les restituya lo que es de ellos”. El cura y el barbero cuentan a la joven lo referente a don Quijote y los planes para rescatarlo, a lo que ella responde que por haber leído muchos libros de caballería, conoce muy bien lo relacionado con el tema y que ella los ayudará actuando como princesa.
Saca de su maleta ropa muy fina y se adereza muy bien; todos se admiran de la belleza de la joven. Sancho que ya ha regresa con noticias de don Quijote, a quien ha encontrado flaco y harapiento, pregunta admirado quién es la joven. El cura explica que es la princesa Micomicona, quien ha venido en busca de don Quijote para que la socorra de un “gigante” que la agrevia y persigue.
Se encamina y pronto encuentran al hidalgo caballero; Dorotea se arrodilla ante él, implorando su favor y protección. Don Quijote se muestra dichoso de poderla ayudar y se disponen a partir.

CAPÍTULO XXX
QUE TRATA DE LA DISCRECIÓN DE LA HERMOSA DOROTEA, CON OTRAS COSAS DE MUCHO GUSTO Y PASATIEMPO
Continúan el camino y Dorotea, o mejor, la princesa Micomicona, cuenta su propia historia, basándose en personajes de obras de caballería. Dice ser hija del rey Timacrio el Sabidor y de la reina Jaramilla, huérfana de padre y madre, y habla de su gran enemigo el gigante Pandafilando de la Fosca Vista. Don Quijote y Sancho están absolutamente convencidos de la veracidad de la historia, mientras el cura, el barbero y Cardenio se ríen y se admiran de la facilidad con que Dorotea la inventa.


CAPÍTULO XXXI
DE LOS SABROSOS RAZONAMIENTOS QUE PASARON ENTRE DON QUIJOTE Y SANCHO PANZA, SU ESCUDERO, CON OTROS SUCESOS

Don Quijote interroga a Sancho con suma insistencia sobre su entrevista con Dulcinea: quiere saber todos los detalles de la entrega de la carta que le envió. Pero todos sus interrogantes son contestados con respuestas ambiguas.
Sancho miente porque nunca la ha visto.
Llegan a la venta, y allí se encuentra don Quijote con el joven Andrés, a quien supuestamente había defendido del amo que lo maltrataba. El muchacho cuenta el terrible final de su historia y le ruega a don Quijote que nunca lo vuelva a defender, en ninguna circunstancia.

CAPÍTULO XXXII
QUE TRATA DE LO QUE SUCEDIÓ EN LA VENTA A TODA LA CUADRILLA DE DON QUIJOTE
Dentro de la venta se encuentran con el ventero, su esposa, su hija y con la casquivana Maritornes. Le preparan un lecho a don Quijote; el ventero comenta que a él también le gustan las obras de caballería. Saca una maleta que contiene algunos libros y se los entrega al cura. Allí aparecen unos manuscritos, titulados Novela del Curioso Impertinente. Después de leer algunas líneas, el cura cree conveniente leer todo el relato.

CAPÍTULO XXXIII
DONDE SE CUENTA LA NOVELA DEL CURIOSO IMPERTINENTE

Se inicia la narración de los manuscritos. En Florencia existieron dos amigos inseparables; ambos de familias nobles y ricas. Sus nombres eran Anselmo y Lotario. Anselmo contrae matrimonio con Camila, joven muy hermosa y de grandes virtudes. Debido al matrimonio, Lotario decide visitar menos a su amigo para no importunar a los recién casados. Anselmo le reclama el distanciamiento, pero finalmente acepta las sabias razones de su amigo.
Un día Anselmo plantea a su amigo, las dudas que tiene con respecto a la bondad de su joven esposa: quiere ponerla a prueba, aunque la considera pura y fiel. Para lograr sus propósitos, pide a su amigo que la pretenda; él le facilitará los medios, solamente para ratificar la lealtad de su esposa. Lotario aterrado, trata de disuadirlo para que no suceda tal prueba.
Pero Anselmo no entiende razones y finalmente Lotario acepta la propuesta, aunque de mala gana.
Sin embargo, son tantos los encuentros que propicia Anselmo entre Camila y Lotario, que el espíritu de éste comienza a flaquear y nace en él un gran amor y pasión por ella, la esposa de su amigo inseparable.

CAPÍTULO XXXIV
DONDE SE PROSIGUE LA NOVELA DEL CURIOSO IMPERTINENTE

Camila, desesperada por los requiebros de Lotario, escribe una carta a su esposo, quien se ha ausentado de la ciudad, rogándole que regrese cuanto antes. Lotario aprovecha la demora del amigo y adula tanto a Camila, que ella termina aceptando las pretensiones.
Anselmo regresa y el engaño por parte de Camila y Lotario, continúa urdiendo su propia deshonra. Lotario afirma siempre a su amigo que Camila es honrada y leal. Pero, Leonela, criada de Camila, se da cuenta de lo que en realidad está ocurriendo, y aprovecha esta situación de complicidad para citarse con su amante dentro de la misma casa. Una noche Lotario ve salir de su casa aun hombre que huye furtivamente; lleno de dudas, cree que es otro enamorado de Camila y enfurecido por los celos, decide contar el suceso a su amigo; más tarde se entera que el hombre que había visto, era el amante de la criada.
Los dos amantes preparan entonces una patraña para ser representada ante Anselmo; Camila resulta herida y Anselmo queda completamente seguro de la lealtad de su esposa.

CAPÍTULO XXXV
QUE TRATA DE LA BRAVA Y DESCOMUNAL BATALLA QUE DON QUIJOTE TUVO CON UNOS CUEROS DE VINO TINTO, Y SE DA FIN A LA NOVELA DEL CURIOSO IMPERTINENTE

El Cura ya casi finalizaba la lectura de la novela, cuando Sancho muy alborotado, grita pidiendo ayuda para su amo. Según él, se encontraba luchando a muerte con un gigante al cual había cortado la cabeza. Todos corren a ver lo que sucede y encuentran a don Quijote dormido, después de que haya roto a espadañados unos barriles de vino que el ventero guardaba en ese lugar. Casi no logran despertarlo, mientras Sancho, que sí está bien despierto, hace planes con la ínsula que le será adjudicada- No se sabe cuál de los dos está más loco: si don Quijote o su escudero.
Pero al fin se calman y logran reiniciar la lectura, para conocer el final.
Anselmo y Camila continúan viviendo otros días en medio de aparente tranquilidad, hasta que Anselmo, en alguna ocasión, ve salir a alguien de la alcoba de Leonela, la criada. La amenaza y ésta, muy molesta, dice que más bien deberían poner cuidado a su mujer y que al día siguiente le contará cosas que sí le interesarían. Camila, asustada, decide huir esa misma noche; busca a Lotario, pero este no la acompaña, sino que la lleva a un monasterio. Anselmo muere de tristeza, Lotario en una batalla, y Camila al saber todo esto, muere también.

CAPÍTULO XXXVI
QUE TRATA DE OTROS RAROS SUCESOS QUE EN LA VENTA SUCEDIERON
Casualmente llegan a la misma venta donde se encuentran todos reunidos, unos jinetes acompañados de una mujer que lleva el rostro cubierto. La escena es extraña: a ella se le ve suspirar y sollozar. Dorotea se conmueve con la mujer y se acerca a consolarla. Esta mujer resulta ser nada menos que Luscinda, la amada de Cardenio, y unos jinetes, que lleva también el rostro cubierto, es Fernando, el hombre que había engañado a Dorotea.
Los cuatro se sorprenden por este reencuentro casual. Todos se miran y no sabe qué decir, hasta que Luscinda interviene para decir que ella se irá al lado de su amado Cardenio. Dorotea, de rodillas, implora a Fernando que la acepte como esposa o como esclava. Todos en la venta observan conmovidos esta escena. Fernando termina aceptando las razones de Dorotea. La abraza y le dice tiernas palabras de amor. Así cada uno queda por fin con su verdadera pareja. Con este finaliza el capítulo.









CAPÍTULOS XXXVII Y XXXVIII
DONDE SE PROSIGUE LA HISTORIA LA HISTORIA DE MICOMICONA, Y L DISCURSO DE LAS ARMAS Y LAS LETRAS

Continúan todos en la venta y el cura cuenta a Fernando acerca de don Quijote y su locura. Fernando se interesa y entusiasmado dice que participará en la farsa para obligar a don Quijote a regresar a su casa.
Sale don Quijote y Fernando se muestra deseoso de conocerlo. Sancho, por su parte, le cuenta a don Quijote la verdad sobre Dorotea y sobre los barriles de vino, pero éste lo insulta con palabras soeces y lo llama mentiroso. Conversan y repentinamente llegan a la venta un hombre y una mujer morisca, pero ni habla castellano. El hombre explica que es mora, pero cristiana deseosa de ser bautizada con el nombre de María. Las mujeres admiran su compañía. Se dispone la cena para todos. Mientras los demás comen, don Quijote habla, y en largo monólogo diserta sobre las armas y las letras.
Mientras arguyendo esto, se le olvida cenar y los que lo escucharon, muy asombrados por la validez de sus ideas, sienten lástima porque un hombre tan culto haya perdido el juicio.

CAPÍTULO XXXIX
DONDE EL CAUTIVO CUENTA SU VIDA Y SUCESOS

Se inicia el relato del cautivo que llega con su esposa morisca. Habla de su origen en las montañas de León, como hijo de hombre adinerado. Tuvo otros dos hermanos varones. Un día el padre los llamó y les comunicó una decisión que había tomado. Vendería la hacienda y a cada uno de ellos le entregaría la parte correspondiente en dinero, para que la trabajaran como mejor les pareciera.
También los aconsejó para que trabajara como mercaderes al servicio del rey, en la guerra o como sacerdotes.
Los tres reciben su parte; cada uno elige una profesión diferente y se despiden dejando a su padre. Eso había pasado veintidós años atrás. El cautivo Ruy Pérez de Viedma, que así se llama el narrador de la historia, eligió el camino de la guerra y emprendió un largo viaje hacia Italia. De allí en adelante fueron muchas sus aventuras y desventuras, durante las cuales se encontró con muchos personajes, tales como el Duque de Alba, Diego de Urbina, Juan de Asturia y otros, hasta que fue hecho prisionero en la Batalla de Lepanto.


CAPÍTULO XL
DONDE SE PROSIGUE LA HISTORIA DE CAUTIVO

Don Fernando declara los sonetos compuestos por su hermano, don Pedro de Aguilar: ambos hablan sobre temas de guerras y victorias, y soldados muertos en batalla.
El cautivo continúa su relato. Vino a Constantinopla buscando mejor fortuna y libertad al servicio de Azán Aga, quien llegó a ser rey de Argel. Allí fue encerrado en lo que los turcos llaman baño, que eran sencillamente una prisión para los cautivos cristianos, gente principal y caballeros. Conoció terribles torturas, pero según lo relatado, sólo se libró de los maltratos un tal soldado Saavedra, a quien el amo de la prisión jamás llegó a torturar.
Pero un día, alguien en una casa vecina, le envió unas monedas y le hizo señas con las manos; el cautivo se alegró al recibirlas y pensó que en esta casa habría alguna cautiva. Allí vivía un tal Agi Morato. Días más tarde, nuevamente le envían monedas y una carta escrita en arábigo; él la hace traducir y, sorprendido, se entera del contenido. La que envía todo el dinero es una joven mora, que quiere convertirse al cristianismo y desea huir de esa casa, que es la de su padre. Le propone que la ayude y que después se convertirá en su esposa. Él, muy contento, contesta prometiéndole que la ayudará. Su nombre es Zoraida, hija única y heredera de la gran fortuna de su padre; es muy hermosa y varios hombres han pedido su mano, pero ella no ha aceptado a ninguno.
Planean entonces todo para huir. Con el dinero de Zoraida compran una embarcación y define detalles para escapar de los baños de Argel y llevar a Zoraida con él.





CAPÍTULO XLI
DONDE TODAVÍA PROSIGUE EL CAUTIVO SU SUCESO

A los quince días estaban listos para la fuga; el cautivo logra salir de la prisión y se entrevista por unos minutos con Zoraida para comunicarle todo. Llegado el día previsto, la saca de su casa y logran escapar, acompañados de un grupo de españoles. La joven lleva consigo muchas joyas y dinero. Quiere la casualidad entrometida que el padre se despierte: deben amarrarlo y llevarlo con ellos una buena parte del viaje, hasta que Zoraida se ve obligada a decirle la verdad sobre su huida con los cristianas. Deben entonces dejarlo en tierra y continuar el viaje. No han avanzado mucho cuando son atracados por unos franceses que roban casi todo lo que llevan.
Logran llegar a unas tierras, que son precisamente de un tío del cautivo. Son bien recibidos y atendidos, hasta que deciden continuar el viaje en busca del padre y los hermanos Ruy Pérez. Esta es la historia que el hombre cuenta a todos los que están en la venta, admirados por la belleza de Zoraida.

CAPÍTULO XLII
QUE TRATA DE LO QUE MÁS SUCEDIÓ EN LA VENTA Y DE OTRAS MUCHAS COSAS DIGNAS DE SABERSE

Al finalizar el cautivo su relato, Fernando se ofrece a ayudarlo y lo mismo hacen todos los demás, que han quedado fascinados con la historia.
Llegada la noche se acercan unos hombres a la venta, pidiendo posada para un Oidor; la ventera los recibe gustosa. Con él viene una joven muy bella, de aproximadamente 16 años. Don Quijote les da la bienvenida con palabras de alabanza para la joven, por lo cual el Oidor se sorprende y lo mira extrañado. Se da cuenta, también, que casi todos los que se encuentran en ese lugar, son gente de bien y se alegra por su hija. Las mujeres se retiran a un cuarto y los hombres acuerdan quedarse afuera.
El Oidor, llamado Juan Pérez de Viedma, resultó ser el hermano del cautivo, pero este no sabe como comunicárselo y el cura promete ayudarlo. De esta manera, le cuenta al Oidor datos relacionados con el preso de Argel, llamado Ruy Pérez de Viedma y toda su historia. El Oidor al escucharla, muy emocionado, da gracias al cielo por tener noticias de su hermano mayor. El cura los presenta y ellos dos se abrazan y se dicen muchas palabras afectuosas.
Don Quijote observa todo en silencio y se ofrece a vigilar la venta durante la noche. Al amanecer, todos despiertan con una serenata que interpreta un joven de hermosa voz.

CAPÍTULO XLIII
DONDE SE CUENTA LA AGRADABLE HISTORIA DEL MOZO DE MULAS CON OTROS EXTRAÑOS ACAECIMIENTOS EN LA VENTA SUCEDIDOS

Dorotea emocionada con los cantos, despierta a Clara, la hija del Oidor, para que escuche, pero ésta, algo enojada, no desea escuchar nada y se tapa los oídos. La serenata continúa y Clara solloza y confiesa a Dorotea quién es el supuesto mozo de mulas, que no es tal, sino el hijo de un caballero que está enamorado de ella. Dorotea la tranquiliza diciéndole que al día siguiente la ayudará.
Todos duermen, menos Maritornes y la hija de la ventera, que deciden hacerle una broma a don Quijote, quien ahora invoca a Dulcinea con extrañas palabras. La hija de la ventera lo llama desde un agujero y don Quijote, sintiéndose nuevamente en un castillo y pensando en la doncella que lo enamora, le contesta. Ellas continúan con la broma y finalmente el pobre caballero, encaramado en su caballo, trata de alcanzar la mano de la “doncella”, pero las mujeres lo amarran y lo dejan allí. Don Quijote, seguro de que es víctima de otro encantamiento, llama a algunos sabios para que lo ayuden.
Al amanecer llegan unos hombres a la venta. Rocinante se mueve y don Quijote queda colgado de la muñeca, cosa que le ocasiona un gran dolor.






CAPÍTULO XLIV
DONDE SE PROSIGUEN LOS INAUDITOS SUCESOS DE LA VENTA

Maritornes despierta y escucha los gritos de don Quijote; lo desata y el buen viejo cae al suelo. Llegan unos hombres que preguntan por el supuesto “mozo de mulas”. Explican que son criados y que el padre del joven lo había mandado buscar.
Clara y Dorotea escuchan: los hombres desean llevarse a Luis, que así se llama, a la fuerza. Se despiertan todos y el Oidor habla con el joven. Mientras tanto, dos hombres tratan de irse de la venta sin pagar los servicios y el ventero que trata de detenerlos, es atacado y golpeado por ellos; piden ayuda a don Quijote y éste sale al encuentro de los huidizos viandantes y los convence de que paguen al ventero.
El joven Luis confiesa al Oidor el gran amor que siente por Clara y sus deseos de hacerla su esposa. El Oidor no sabe qué contestar; mientras esto ocurre, entra en la venta el barbero a quien don Quijote había quitado la bacía y Sancho los aparejos del burro. Al reconocerlos el barbero los impreca duramente como ladrones. Reclama sus pertenencias, pero don Quijote contesta que la bacía es el famoso yelmo de Mambrino.
Sancho, para evitar problemas de nominación, termina definiendo al artefacto como el “baciyelmo”.

CAPÍTULO XLV
DONDE SE ACABA DE AVERIGUAR LA DUDA DEL YELMO DE MAMBRINO

Prosigue la discusión sobre el yelmo. El cura, Fernando, Cardenio, el otro barbero y los demás, aseguran que es un yelmo y no una bacía. El barbero se enfurece y comienza una gran pelea; en esos momentos llegan a la venta los cuadrilleros de la Santa Hermandad a quien don Quijote había confundido como delincuentes, y se arma, ahora sí, el gran alboroto.
Don Quijote afirma que todo no es más que un encantamiento.
Uno de los cuadrilleros identifica a don Quijote como el culpable de la fuga de los galeotes y lo quiere apresar, ya que hay orden de arresto contra él. El Caballero de la Triste Figura contesta con mil insultos y razones de caballería.

CAPÍTULO XLVI
DE LA NOTABLE AVENTURA DE LOS CUADRILLEROS Y LA GRAN FEROCIDAD DE NUESTRO BUEN CABALLERO DON QUIJOTE

El cura trata de convencer a los cuadrilleros de la falta de juicio de don Quijote. Todos se calman y los cuadrilleros a su vez sosiegan al barbero. Fernando paga las deudas de don Quijote y éste desea entonces continuar su viaje, y enfrentarse al gigante que persigue a la princesa Micomicona (Dorotea). Pide a Sancho que se apresure a ensillar a Rocinante, y el escudero ofuscado le cuenta que la tal princesa se ha estado besando con uno de los que están allí. Don Quijote se enfurece a oír a Sancho.
Logran calmarlo para que perdone a Sancho y deciden partir. Luego enjaulan a don Quijote, se disfrazan y lo suben a la carreta. Sancho observa todo sin saber qué decir.


CAPÍTULO XLVII
DEL ESTRAÑO MODO CON QUE FUE ENCANTADO DON QUIJOTE DE LA MANCHA, CON OTROS FAMOSOS SUCESOS
Don Quijote, desorientado por lo que está pasando, piensa que en todas las obras de caballería que conoce, jamás había leído de algún caballero que lo encanten de esa manera.
Llaman al ventero y se despiden de él; éste entrega al cura la maleta que contiene la novela del “Curioso impertinente” y le pide que se la lleve. Allí encuentra también la novela de Rinconete y Cortadillo.
Emprenden el camino y se encuentran con unos canónigos, que preguntan por qué llevan de esa manera a don Quijote3, y él mismo contesta que son los encantadores, quienes lo tienen apresado. Luego, el cura y uno de los canónigos inician una larga conversación sobre libros de caballería.




CAPÍTULO XLVIII
DONDE PROSIGUE EL CANÓNIGO LA MATERIA DE LOS LIBROS DE CABALLERÍAS, CON OTRAS COSAS DIGNAS DE SU INGENIO

Continúa la conversación del cura con el canónigo toledano, además de las obras de caballería, resultan también hablando de obras de teatro de autores españoles conocidos. Se citan a Lope de Vega, a Cervantes y a otros escritores.
Sancho conversa con don Quijote y trata de convencerlo de que los disfrazados son el cura y el barbero, y que ellos lo llevan enjaulado. Don Quijote no cree nada de lo que Sancho dice, y le habla nuevamente del encantamiento de que son víctimas.

CAPÍTULO XLIX
DONDE SE TRATA DEL DISCRETO COLOQUIO QUE SANCHO PANZA TUVO CON DOS QUIJOTE

Don Quijote sigue creyendo que todo lo que le ocurre es producto del encantamiento. El canónigo se acerca a don Quijote y le habla sobre su locura, ocasionada por las obras de caballería, citándole algunas de ellas. Don Quijote lo escucha con mucha atención.
El canónigo contesta afirmativamente, y continúa así un extenso diálogo donde don Quijote cita muchísimas obras de caballería. Su interlocutor se admira cada vez más de este curioso personaje.


CAPÍTULO L
DE LAS DISCRETAS ALTERCACIONES QUE DON QUIJOTE Y EL CANÓNIGO TUVIERON, CON OTROS SUCESOS

Don Quijote y el canónigo ahora discuten sobre la veracidad de los hechos ocurridos en las obras de caballería, y de las bondades de este tipo de lecturas. Don Quijote habla de la habilidad de Sancho, su escudero, y de la ínsula que éste gobernará, a lo que Sancho interviene para rogar a don Quijote que ojalá se cumpla eso con prontitud.
Se sientan a la sombra de un árbol para comer; de pronto llega un cabrero que persigue una cabra a la que llama Manchada.

CAPÍTULO LI
QUE TRATA DE LO QUE CONTÓ EL CABRERO A TODOS LOS QUE LLEVABAN A DON QUIJOTE

Se inicia con un relato contado por Eugenio, el cabrero.
Por esos días llegó al pueblo Vicente de la Rosa, hijo de un labrador de la misma aldea; éste, que era soldado, lucía cada día prendas diferentes, llenas de dijes y cadenas que impresionaron a la gente del pueblo. Narraba además todas sus hazañas de viajes y batallas y también tocaba una guitarra y parecía poeta.
Leandra se enamoró de éste y huyeron, mientras allí todos quedaron alarmados. Los que salieron a buscarla, la encontraron tres días después en una cueva del monte, medio desnuda y sin joyas que había sacado de la casa de su padre. Ella confesó su culpa y la forma como Vicente la había engañado, y dijo que no la había deshonrado. El padre la llevó a un monasterio y allí la dejó encerrada, mientras Eugenio y Anselmo decidieron refugiarse en este valle, cuidado ovejas y cabras y recordando a la hermosa Leandra. Otros pretendientes hicieron lo mismo, pero algunos la recuerdan maldiciéndola. Se escucha el nombre de Leandra por todo el valle.

CAPÍTULO LII
DE LA PENDENCIA QUE DON QUIJOTE TUVO CON EL CABRERO, CON LA RARA AVENTURA DE LOS DISCIPLINANTES, A QUIEN DIO FELIZ FIN A COSTA DE SUDOR

Todos escuchan el relato del cabrero con mucha complacencia, especialmente don Quijote, pero el cabrero se refiere a él como “desquiciado”. El caballero andante se enoja y lo insulta con palabras soeces, luego se golpean rudamente, mientras el cura y el Canónigo observan inertes lo que ocurre.
De pronto se escuchan unas trompetas y don Quijote piensa en una nueva aventura. Viene un desfile de personas que visten camisas blancas y rezan con los brazos abiertos. Don Quijote cree que la imagen cubierta que llevan es una mujer, rápidamente monta sobre Rocinante y se dispone a defenderla, mientras Sancho le grita que la imagen es de la Virgen y que la marcha es tan solo una procesión religiosa.
Don Quijote los enfrenta y exige que dejen libre a la dama y todos se ríen tomándolo por loco, pero se alistan para defenderse: uno de ellos lo golpea fuertemente. El cura logra explicar lo que sucede y continúan el camino hacia la hacienda a donde llegan seis días más tarde.
La sobrina y el ama se alegran mucho al ver a don Quijote. También la mujer de Sancho, quien lo interroga con insistencia sobre sus aventuras como escudero. El cura hace recomendaciones a la sobrina, para que don Quijote no vuelva a salir.
El autor finaliza este último capítulo, refiriéndose a los archivos donde había buscado acerca de la tercera salida de don Quijote. Hace alusión a unos sonetos encontrados allí dedicados a Dulcinea, a Sancho, a don Quijote y finalmente los epitafios de don Quijote y Dulcinea.
Cervantes finaliza esta parte de la obra, refiriéndose a una posible tercera salida de don Quijote.


MUNDO MOSTRADO (Espacios)

FÍSICO

Lugares como España (Campos de Montiel, Sierra Morena, Andalucía) De Italia (Génova, Milán, Flandes, Nápoles (donde se desarrollan las diferentes batallas entre turcos y españoles, se cita también Argel, sitio que se relaciona directamente con Cervantes, ya que él estuvo ahí “cautivo”, después de perder su mano en la Batalla de Lepanto.
ESPACIO JURÍDICO
Don Quijote libera a unos galeotes (Cap. XXII), que lo apedrean luego. Cervantes utiliza a uno de los galeotes, Ginés, para criticar ligeramente a la narrativa picaresca acusándola de no ser del todo cierta, pero tampoco insiste mucho en esto. Cervantes se nos recuerda entonces ligeramente por eso que dice Gines sobre que ha escrito su vida en la cárcel, como hiciera nuestro escritor con el inicio de esta obra.
Los nuevos actos de nuestro hidalgo nos muestran la parte extrema de su acción liberadora y deshacedora de entuertos. En ésta aventura contraria incluso a su propio ideal de caballero, liberando a los causantes de tanto mal. También es verdad que los suelta creyendo que no son justas las acusaciones imputadas a los reos.
ESPACIO EDUCATIVO
El problema al que se afronta Don Quijote en el famoso discurso sobre las Letras y las Armas (Cap.XXXVIII) es tratar de ver quien es más rico, si el estudiante o el soldado. Nada más exponer esta cuestión, afirma que el soldado es más pobre en el sentido monetario, que se ve sometido en ocasiones a las inclemencias de dormir al raso el día anterior a una batalla, y los compara con los letrados quienes entre honorarios y propinas tienen en que entretenerse y sentencia diciendo que -“aunque es mayor el trabajo del soldado, es mucho menor el premio”-. Según Don Quijote, los letrados defienden que las armas se apoyan en las letras, puesto que la guerra se ve sujeta a unas leyes, y por tanto a los letrados; responde que con las armas se sostienen los imperios, se mantienen seguros los caminos, despejados los mares de crueles corsarios, etc. Que aunque le cueste a un estudiante progresar, le costará más a un guerrero, puesto que siempre le va en ello la vida.
ESPACIO IDEOLÓGICO
El humanismo se caracterizó por su antropocentrismo, cosa que se entrevé en esta novela por ser don Quijote el centro de todo. Don Quijote lucha por el ser humano, por la libertad, por el libre pensamiento, por la justicia.
Otra relación con el Humanismo es el ataque a la ortodoxia católica y la promulgación de una doctrina basada en la pureza evangelista. Esto se puede ver en los diversos ataques de don Quijote hacia los frailes benitos, y posteriormente a una procesión; en ambas don Quijote cree que esos malhechores llevan contra su voluntad a una dama inocente. Si nos arriesgamos un poco, podríamos pensar que es una metáfora en la que la pureza evangelista, caracterizada por la moza inocente, se ve apresada por la iglesia y sus sucios intereses, representados por los frailes. Pero no caeremos en el error de afirmarlo.
La idea de virtud, por la cual el poeta se hace inmortal a través de su obra, es una de las razones más destacables del Quijote. Sus hazañas son sobre todo para hacerse inmortal a través de su obra heroica, es decir, lo que busca nuestro hidalgo a través de sus sucesos es, a parte de conseguir el amor de su amada, parecerse a sus héroes y quedar inmortalizado, como ellos, por sus aventuras, que serán escritas por algún famoso historiador. Cervantes defiende, en la conversación mantenida entre el canónigo y el cura, las normas grecolatinas ante el desorden que se refleja en las novelas caballerescas. A demás Cervantes incluye en el Quijote cuentos de todos los tipos clásicos renacentistas.
ESPACIO PSICOLÓGICO-MORAL
Don Quijote caerá en la locura tras pasarse varios días leyendo sin parar novelas caballerescas que le acabarán creando un ideal y una necesidad libertadora. Así su nueva moral le dictará que libre al oprimido del opresor, deshaga maleficios y castigue a los malvados, para ganarse la admiración de Dulcinea.
Pero tendrá altibajos en su comportamiento. En los momentos de mayor tranquilidad se mostrará casi cuerdo, mientras que las ocasiones de batalla su locura llega al cenit.

ESPACIO PSICOLÓGICO-AMOROSO
En realidad no existe ninguna relación, todo está en la mente de don Quijote. Alonso Quijano, antes de convertirse en el más famoso hidalgo de todos los tiempos, tendrá en su mente a una de sus vecinas, Aldonza Lorenzo, a la que guardará gran simpatía, y es la que acabará siendo renombrada como Dulcinea del Toboso por Don Quijote; pero con la que no guarda ninguna relación en la vida real.
La prodigiosa imaginación de Don Quijote sufrirá por el amor de su Dulcinea, pasión que se verá acrecentada con las mentiras de Sancho respecto de la carta que la mandara nuestro hidalgo. Con esto surgirá en la mente del caballero un amor típicamente cortesano, basado en la espiritualidad humanista.
ESPACIO ÉTICO
En ocasiones Sancho ve que su amo está equivocado, pero en otras incluso le apoya. En el caso de los molinos de viento, de las ovejas, o del grupo de curas, Sancho puede ver que no son lo que su señor dice, ni por apariencia. Pero en casos como lo de la princesa Micomicona, su inocencia le hace pensar que es cierto lo que escuchan sus oídos, y esto se ve reforzado además por lo que le supondrá este hecho, que el espera que le aporte como beneficio su esperada ínsula. Así que Sancho participará en las locuras de don Quijote cuando él crea que le aportarán cierto beneficio y compruebe que tienen cierta coherencia. Aunque en el caso de los agustinos se olvidará de esta segunda parte acuciado por la avaricia y la oportunidad de recoger los frutos de la batalla de su amo.
ESPACIO LITERARIO
Cervantes mete a un personaje supuestamente real haciéndole pasar por un historiador arábigo del que el narrador ha sacado las andanzas de don Quijote. Esto le da un gran realismo a la obra, ya que en aquel entonces los mejores historiadores eran árabes. También le da una mayor importancia a la obra de don Quijote, la cual, hemos de suponer después de esto, fue tan famosa, que llegó e interesó al mundo árabe. Pero todo esto nos conduce hacia la propia vida de Don Quijote, es decir, tanto Cide como Cervantes son meros medios de comunicación que cuentan, lo más objetivamente posible, la verdadera historia del realísimo Don Quijote.
RELIGIOSO

Se menciona a la Santa Hermandad, tribunal que juzgaba a los criminales y a sus aliados, condenándolos a remar en las galeras, naves utilizadas en la lucha contra el Turco.

ECONÓMICO

La guerra trae pobreza, si no hay dinero no hay alimentos; sólo la clase alta dispone de buenos alimentos, las ventas se sostienen con los que cobran por alojamiento y proveer lo que haya en ellas, en ese momento.


SOCIAL

División de clases: nobleza (Duques), clase alta ( Grisóstomo, Don Quijote), clase media (El Oidor, el Cura, Cardenio, Luscinda, Dorotea), clase baja (Sancho, el ventero, los pastores)
PERSONAJES
DON QUIJOTE.
Es el personaje principal. Su verdadero nombres, según se revela en la segunda parte es Alonso Quijano el Bueno. En algunos capítulos adoptará el nombre de “El Caballero de la Triste Figura”. Después de leer libros de caballería, decide convertirse en un caballero andante para ir por el mundo en busca de aventuras.

SANCHO PANZA.
Labrador y vecino de Alonso Quijano, quien ya convertido en don Quijote, lo convence –prometiéndole el gobierno de una ínsula- para que lo acompañe como su escudero y vayan por el mundo en busca de aventuras. Es sonso, avaro e interesado. Pese a ello tiene momentos de solidaridad y comprensión, incluso de ternura.

¿Cuáles son los personajes secundarios?

DULCINEA DEL TOBOSO.
Campesina a quien don Quijote se encomienda para realizar cada una de sus batallas como caballero andante. La loca cabeza de don Quijote, la ha convertido en dama. Es fea y grosera.

ROCINANTE.
Caballo flacuchento de don Quijote y su insuperable compañero; con frecuencia se ve involucrado en las aventuras de su amo y jinete. Sufre tantas golpizas que de no ser don Quijote una novela fantástica y humorística, creeríamos que el animal tiene siete vidas.

PEDRO PÉREZ.
Cura, amigo de don Quijote, que pretende separarlo del mundo caballeresco, suponiendo que con eso le devolverá el juicio. Para ello recurre a trampas que de una u otra forma lo involucraron en las aventuras de su amigo.

MAESE NICOLÁS-
Barbero de la aldea donde vive don Quijote. Al igual que el cura, quiere colaborar en la recuperación de su amigo Alonso Quijano.
SANSÓN CARRASCO.
Joven bachiller que se disfraza de caballero andante para luchar contra don Quijote y derrotarlo. Así quiere obligarlo a regresar a la aldea. Durante la segunda parte de la novela recibe varios nombres de caballeros andantes: “Caballero del Bosque”, “Caballero de la Blanca Luna”. En una de sus batallas contra don Quijote, es acompañado de su escudero, Tomé Cecial, compadre y vecino de Sancho Panza.

CARDENIO.
Joven víctima de penas de amor, que se interna en la Sierra Morena para olvidar a su amada Luscinda. Después de recuperar el juicio, colabora en la farsa que montan el Cura y el Barbero, para llevar a don Quijote a su aldea.

LOS DUQUES.
Pareja de nobles que se divierten con las locuras de Don Quijote. Le entregan a Sancho el gobierno de una “ínsula”.

DOROTEA.
Enamorada de don Fernando quien la ha dejado plantada. Allí se encuentra con Cardenio, el Cura y el Barbero con quienes participa en el plan para evitar que don Quijote siga haciendo chifladuras.

EL AMA Y LA SOBRINA.
Estas dos mujeres conforman el hogar de don Quijote; lo cuidan después de que éste regresa a su casa, completamente apaleado.

TERESA PANZA Y SANCHICA PANZA.
Mujer e hija de Sancho. Las ideas y comportamientos de estas dos mujeres, son fiel copia de la del esposo y padre.

GINÉS DE PASAMONTE.
Delincuente liberado por don Quijote, quien lo confunde con un buen hombre injustamente castigado. Roba el burro de Sancho. Más adelante aparece en la novela como el titiritero Maese Pedro.

EL VIZCAÍNO.
Escudero de una dama vasca que sostiene una pelea contra don Quijote, en la cual éste sale mal favorecido.


MARITORNES.
Criada de una de las ventas que visitan don Quijote y Sancho. Se deleita haciéndole burlas bastante peligrosas al hidalgo.

ALTISIDORA.
Criada de los duques, finge enamorarse perdidamente de don Quijote para hacerle una gran burla, en la que se verá comprometida la salud de Sancho.

ANDRÉS
Siervo de Juan Haldudo, rico hacendado, que en una ocasión es golpeado por su amo. Don Quijote, viendo el agravio, interviene para socorrer al joven. Haldudo dice que “nunca lo volverá a hacer”. Ido don Quijote, golpea todavía más fuerte al chico.

DOÑA RODRIGUEZ.
Criada de los duques que solicita a don Quijote sus servicios: quiere obligar a un mozo a que se case con su hija.

MARCELA.
Pastora solitaria a la que se culpa de la muerte de Grisóstomo su enamorado. Don Quijote la defiende valerosamente, por hallarla muy honesta en lo que dice y hace.


CONTEXTO SOCIOCULTURAL

España era hasta inicios del siglo XVII una gran potencia, pero las contradicciones sociales propician su decadencia: la hegemonía marítima pasa a Inglaterra y la política a Francia.

La economía experimenta el estado de bancarrota cuando la industria manufacturera no se desarrolla. Luego se da el levantamiento de los moros (Guerra de las Alpujarras), debido a la persecución religiosa y la censura cultural. Como resultado de esta guerra los artesanos son expulsados en 1609, lo que causa un derrumbamiento mayor de la economía.
En el siglo XVII la ruina de España es completa: hay guerras, gobiernos arbitrarios, poder inquisidor de la Iglesia afirmado por la Contrarreforma. Por ello, en la obra se trata de hallar otros valores para sustituir los que se están desmoronando. Se muestra, por ej., el poder inquisidor de la Iglesia cuando Sancho le pide a don Quijote que se escondan de la Santa Hermandad que los perseguirá, apenas conozca la liberación de los galeotes. Se patentiza la pobreza reinante en España: no hay casi alimento en las ventas, aparece el pícaro que representa la clase empobrecida.

GÉNERO LITERARIO: Novela
La crítica literaria está de acuerdo con que este texto es una novela por las siguientes razones:
1. Es un texto narrativo, es decir, narra hechos que suceden a unos personajes en un espacio y en un tiempo determinados.
2. Hay un narrador que cuenta y que ordena la secuencia de la historia narrada.
3. Es objetiva: Es decir, los hechos que presenta están fuera del mundo interior del narrador.
4. En la trama aparecen muchos personajes.
5. Presenta a la consideración del lector muchos temas.
6. La trama es muy compleja.
7. Es una obra escrita en prosa.
8. Es una obra extensa y compleja.


MOVIMIENTO LITERARIO
Cervantes publica El Quijote entre la época de expansión imperial de España durante el Renacimiento y una época de crisis económica y financiera. A estas dos épocas históricas y políticas corresponden distintas etapas de la literatura española: el Renacimiento y el Barroco.
Sin embargo algunos críticos creen que la primera parte de la novela presenta características realistas y la segunda parte del barroco.
Características del realismo:
1. Descripción objetiva y sistemática de la realidad. Objetividad.
2. Toma los temas del mundo real.
3. Incluye espacios y tiempos locales.
4. Uso de dialecto de las clases populares.
5. Presencia de personajes humildes.

**********


BIBLIOGRAFÍA
Avalle-Arce Juan Bautista. “Don Quijote como forma de vida”. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. 12.12.06
Canavaggio, Jean. “Cervantes en su vivir”. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. 12.12.06
Cervantes, Miguel de. El Ingenioso Hidalgo don Quijote de La Mancha. Prólogo de Américo Castro. Argentina, Editorial Porrúa, 1990.
Fernández Lobo, Mario. TEXTOS DE LECTURAS Y COMENTARIOS 10º (fotocopias, s.e.)

Mondala, Ana Victoria. Apuntes autodidácticos. Fernández Editores, México, 1988.

Sandino, Wálter y Marubeni Varela. Análisis para Bachillerato, fotocopias, s.e.
Varela Barboza, Marubeni. Sandino, Wálter. (1997) Español 10. Ediciones Marwal de Heredia. C.R.

4 comentarios:

  1. DESEO CONOCER EL NOMBRE DE ESE LUGAR DE LA MANCHA CUYO NOMBRE NO QUIERE RECORDAR.
    TAMBIEN EL NOMBRE DEL BURRO DE SANCHO PANZA
    GRACIAS

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por este material, realmente es una muy buena síntesis. Me gustaría invitarte a visitar mi blog de español para conocer tu opinión, tal vez podamos intercambiar conceptos si te parece. Sería un gusto para mí. Saludos cordiales.
    Martín Acuña

    P.D: La dirección es http://redactarmejor.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. es un argumento lo que pones no es el análisis así que cámbiale el titulo así no pierdo mi tiempo entrando a esto que no tiene nada que ver con el titulo que le pones..

    ResponderEliminar