domingo, 19 de junio de 2011

RESUMEN DE "LA OLLA" DEL AUTOR LATINO TITO MACCIO PLAUTO


El Lar familiar se queja de la avaricia de Euclión y alaba la bondad de su hija Fedra. Ha decidido dar a Euclión el tesoro, para que Fedria pueda resolver su problema.


Euclión le pega y le grita a su esclava Estáfila, pues teme que ésta le robe la olla de oro. Luego, le dice que entre y le cuide la casa. Que no deje entrar a nadie.


Estáfila se burla y le dice que si acaso quiere que le cuide las telarañas. Euclión le dice que tiene que salir porque el presidente de la curia va a repartir una moneda de plata.



Euclión tiene un dilema, si va a recoger la moneda, dejará solo el tesoro y si no va los demás sospecharán, pues es extraño que un pobre rechace una moneda de plata.



Eunomia le aconseja a su hermano Megadoro que debe casarse. Megadoro no está muy seguro y dice que primero muerto que casado. Eunomia conoce a una mujer muy mayor que puede darle una buena dote. Megadoro revela su intención de casarse con la joven hija de Euclión y decide ir a buscarlo.

 

Euclión viene decepcionado, pues no repartieron nada. Megadoro saluda a Euclión. Éste último se siente desconfiado de que un rico salude amablemente a un pobre. Euclión piensa que Estáfila contó el secreto del oro y que la verdadera intención de Megadoro es apropiarse del tesoro.

Euclión le dice a Megadoro que espere un momento y se va a verificar que el oro esté en la casa. Megadoro le pide la mano de Fedria. Euclión le manifiesta su preocupación por la diferencia de clases sociales. Megadoro no pide dote a cambio. Euclión quiere que Megadoro le prometa que luego no va a pedir ninguna dote. Megadoro se va con Pitódico al mercado.



Euclión le cuenta a Estáfila que va a casar a su hija Fedria. Estáfila habla consigo misma: Fedria está embarazada y pronta a dar a luz.

Pitódico cuenta que Megadoro ha contratado a cocineros y flautistas. La mitad de ellos se quedan y los otros se van a la casa de Euclión. Ántrax señala que por qué no pagó Euclión los gastos. Pitódico señala que Euclión es más tacaño que una piedra.       Hacen chistes sobre lo tacaño que es Euclión.

Pitódico y Congrión el cocinero se van con la flautista Frigia a la casa de Euclión. 

 

Euclión va llegando a su casa. Reflexiona sobre lo caro que están el pescado y el cordero y que para la boda de su hija solo compró un poco de incienso y una coronas de flores, para ofrecerlas al Lar y que éste dé su bendición.

En eso ve que en su casa hay gente. Se asusta de que le estén robando el oro.

Cuando entra encuentra a Congrión con un cuchillo en la mano.

Euclión lo golpea y lo amenaza de acusarlo a los triunviros por ladrón y porque tiene un cuchillo. Lo echa de su casa. Euclión sale de la casa con la olla de oro. Le dice a Congrión que entre y termine su trabajo.



Se topa con Megadoro, quien le ofrece beber juntos el vino. Euclión piensa que Megadoro quiere ahogarlo en vino para quitarle el oro. Como Euclión se niega, Megadoro seva a la casa a bañarse para la celebración del sacrificio.

Euclión quiere ir al templo de la Buena Fe a enterrar el tesoro.



En el templo de LA BUENA FE, Euclión entierra el oro y le pide en voz alta a la Buena Fe que le guarde su tesoro y dice que va a su casa a bañarse para la celebración del sacrificio. Iba pasando por allí Estróbilo, el esclavo, quien escuchó lo que Euclión dijo en voz alta. Decide ir a buscar el tesoro enterrado en el templo. Euclión camina un poco y oye el canto de un cuervo. Lo toma como un augurio y se devuelve. Encuentra a Estróbilo buscando el tesoro y lo toma por el cuello. Lo insulta y lo deja ir. Estróbilo piensa en voz alta sobre la posibilidad de que Euclión entierre su tesoro en otro lugar.



Euclión sale con el oro y en voz alta dice que lo va a enterrar en el bosque de Silvano. Estróbilo lo escucha y agradece a los dioses. Decide irse para llegar antes que Euclión. Sale Estróbilo feliz con la olla en su poder.

Sale Euclión lamentando pues le han robado su oro. Licónides oye los lamentos de Euclión y se va a encontrarlo.Licónides le pide perdón a Euclión por haber cometido una gran falta. Euclión lo ofende, pues piensa que la falta de Licónides fue haberse robado la Olla de oro. Licónides niega el robo de la Olla. Le dice a Euclión que su tío Megadoro le ha mandado a decir que rompe el compromiso con Fredia. Euclión se lamenta. Licónides le dice que Fedria acaba de dar a luz. Euclión se va a su casa.



Licónides busca a su esclavo Estróbilo. Licónides se encuentra a Estróbilo. Estróbilo le cuenta que le ha robado la Olla a Euclión y que quiere comprar su libertad. Licónides se enoja y quiere que Estróbilo devuelva el oro. Estróbilo dice que no es cierto que haya encontrado la Olla. Licónides lo amenaza con azotarlo.  Llama a los azotadores. Luego le propone darle la libertad a cambio de que devuelta el oro.

 

Estróbilo llama a Megadoro y a Eunomia para que le sirvan de testigos del trato con Licónides. Estróbilo va y trae la Olla, la cual se la entrega a Licónides. Licónides llama a Euclión. Le devuelve la Olla a Euclión, quien agradece y a la vez, se la entrega como la dote para la boda de Fredia con Licónides. Licónides da la libertad a Estróbilo.

2 comentarios: